Estudio 2XR

Superficie:102 m2
Ubicación:Mérida, Yucatán
Anteproyecto:2013
Construcción:2014
Diseño:William Ramírez + Josefina Rivas
“Music is the freight train in which God travels”
("La música es el tren de carga donde viaja Dios")
Passing Strange

El concepto se genera a partir de esta frase icónica de la obra musical de Broadway “Passing Strange”, el espacio en este proyecto de ampliación, se genera a partir de esta idea y responde a las necesidades del propietario que deseaba contar con un espacio familiar, multifuncional y polivalente para la música, la creatividad y el esparcimiento... un Santuario para el Rock.

En un terreno de 7 metros de ancho, colindante a la casa actual y respetando la vegetación existente, se desplanta un gran espacio al centro como un andén; las columnas que forman la estructura recrean una estación y en el extremo norte se diseña una larga caja roja que simula un vagón.

Este espacio multifuncional, lleno de luz natural y aire fresco de los vientos dominantes, se concibió como una gran terraza con las caras oriente y poniente con canceles corredizos de cristal, lo cual permite una relación directa interior-exterior, así como un flujo espacial continuo a través de los 42 metros de largo del terreno.

De igual forma, la caja roja que conforma el “vagón” está compuesta de 10 puertas plegadizas que permiten el crecimiento del espacio para alojar las diversas actividades con familiares y amigos.

Premios: 2016 1er Lugar Estudios XIV Bienal de Arquitectura Mexicana / 2015 Medalla de Oro XI Bienal de Arquitectura Yucateca

Información
del proyecto
Comparte !

Estudio 2XR

Estudio 2XR

Superficie:102 m2
Ubicación:Mérida, Yucatán
Anteproyecto:2013
Construcción:2014
Diseño:William Ramírez + Josefina Rivas
“Music is the freight train in which God travels”
("La música es el tren de carga donde viaja Dios")
Passing Strange

El concepto se genera a partir de esta frase icónica de la obra musical de Broadway “Passing Strange”, el espacio en este proyecto de ampliación, se genera a partir de esta idea y responde a las necesidades del propietario que deseaba contar con un espacio familiar, multifuncional y polivalente para la música, la creatividad y el esparcimiento... un Santuario para el Rock.

En un terreno de 7 metros de ancho, colindante a la casa actual y respetando la vegetación existente, se desplanta un gran espacio al centro como un andén; las columnas que forman la estructura recrean una estación y en el extremo norte se diseña una larga caja roja que simula un vagón.

Este espacio multifuncional, lleno de luz natural y aire fresco de los vientos dominantes, se concibió como una gran terraza con las caras oriente y poniente con canceles corredizos de cristal, lo cual permite una relación directa interior-exterior, así como un flujo espacial continuo a través de los 42 metros de largo del terreno.

De igual forma, la caja roja que conforma el “vagón” está compuesta de 10 puertas plegadizas que permiten el crecimiento del espacio para alojar las diversas actividades con familiares y amigos.

Premios: 2016 1er Lugar Estudios XIV Bienal de Arquitectura Mexicana / 2015 Medalla de Oro XI Bienal de Arquitectura Yucateca